PRESENTACIÓN

Nuestra escuela ha sido creada con el propósito de ofrecer una formación de calidad en el campo de las terapias complementarias y más específicamente de la reflexología podal. Con calidad no solo nos referimos a la enseñanza y práctica de los métodos de trabajo reflexológicos o de masaje, ya que la mayor parte de nuestro enfoque se basa en la creación y formación de “terapeutas conscientes”.

El mundo está cambiando y evoluciona con paso firme hacia una conciencia muy diferente a la que conocemos. Muchas personas están sintiendo esos cambios, y si no disponen de una buena guía y acompañamiento en sus procesos pueden llegar a desesperanzarse mientras afrontan cualquier problema de salud, emocional o mental.

El propósito de la formación de “terapeutas conscientes” en nuestra escuela es asistir a estas personas desde un conocimiento profundo de la psique humana y de las somatizaciones que se manifiestan en el cuerpo físico debido a los pensamientos producidos por esa psique. Para ello las formaciones que ofrecemos están enfocadas tanto en el desarrollo de habilidades manuales para la realización del masaje (calidez en el tacto, profundidad, seguridad), como en potenciar las habilidades intuitivas mas profundas y la comunicación con la esencia tanto del paciente como del propio terapeuta.

En nuestras formaciones contemplamos al ser humano como a un TODO, integrando cada uno de los aspectos de nuestra existencia y liberando patrones de pensamiento o sistemas de creencias que puedan interferir en nuestro trabajo, y de esta manera facilitar una sesión terapéutica basada en el amor, el respeto y la empatía.

Todas nuestras formaciones constan de una parte teórica y de otra práctica, ambas siempre acompañadas de la meditación en la Presencia consciente. Aunque tanto la teoría como la práctica van de la mano, en todas nuestra formaciones hemos apostado por extender el tiempo dedicado a la práctica, por ser de vital importancia según nuestro criterio de calidad, adquirir una experiencia manual y terapéutica lo más profesional posible.

Mi propósito, como directora/fundadora y facilitadora de nuestra Escuela de Reflexología Consciente es ofrecer un campo de visión más amplio a nuestros alumnos de nuestra profesión como terapeutas, asistiéndolos en su desarrollo conciencial, personal, humano y terapéutico para que a su vez guíen a sus pacientes en su camino hacia una vida mas plena, consciente y completa. También mi labor como docente es enseñar a los alumnos a desarrollar un trabajo manual profundo que facilite la adquisición de un tacto  envolvente y curativo, un movimiento rítmico y sincronizado y que las manos se conviertan en un canal de energía curativa, regeneradora y armonizadora para el ser humano.

Por último informaros que todos nuestros cursos están reconocidos por la Escuela Española de Terapeutas Conscientes y que al finalizar cada una de las formaciones se entregará un certificado de asistencia a todos los alumnos. Si después de cada formación el alumno quiere seguir adelante y prepararse para ejercer una profesión como terapeuta, además de recibir un certificado de acreditación será incluido en la página web de la escuela como profesional cualificado y reconocido por la misma.

                                                                                                                                                                             Elena Marín

                                                                                                                                    Fundadora y directora de la Escuela de Reflexología Consciente

                                                                                                                             Fundadora y directora de la Escuela Española de Terapeutas Conscientes

Testimonios de alumnos

Julia Abad

El curso de Reflexología Consciente, es algo más que un curso. Aparte de aprender lo que es la reflexología, los órganos reflejados en el pie y como trabajar en ellos, este método, abarca más todavía, porque no se queda ahí. Con las herramientas que proporciona esta técnica, puedes ahondar no solo en la parte fisca, sino también en la mental y emocional. Elena, una gran maestra, con su experiencia, conocimiento y sabiduría ha ido enseñándonos y guiándonos, durante todo el curso, para poder realizar un buen trabajo, desde el corazón y tocar el alma a través de los pies, integrándolo todo en UNO.

También te enseña a saber estar ante un paciente y saber guiarle, e ir a la raíz del problema, que pueda tener. Elena, y tod@s sus colaboradoras@s han puesto el firme empeño en que todos, acabemos el curso conociendo lo que es la reflexología consciente y podamos realizar un buen trabajo. Desde aquí, quiero agradecer, al gran equipo que ha colaborado en esta formación, por la dedicación, la paciencia y el amor que han puesto y en especial a Elena por su cariñosa entrega; su constante empeño por transmitir su amor hacia la reflexoterapia; su pasión por ella.

A nivel personal, la experiencia ha sido extraordinaria, ha habido un antes y un después. Me ha hecho conocerme más a mí misma. He ido avanzando interiormente con cada nivel que he realizado, siendo más consciente de mi vida interior.

Doy gracias por haber podido realizar este curso y haber conocido a personas tan estupendas, maravillosas e increíbles. HEMOS FORMADO UN GRAN EQUIPO (Profe, colaborador@s, y alumn@s) 

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Carmen Criado

Para mí, la Reflexología Consciente ha supuesto unir y potenciar el efecto de dos maravillas: la reflexología y la sanación reconectiva. Recibir Reflexología Consciente me ha llevado mucho más allá que una reflexología normal, me ha hecho sentir, vibrar y fluir; me ha permitido soltar, liberar y confiar, me ha hecho ser y estar consciente de mi Ser y por tanto ver desde otra perspectiva.

Por otra parte el poder ofrecer y dar Reflexología Consciente me permite superar mis temores, me ayuda a crecer, a soltarme y a confiar; a dejar a mis manos que vayan donde quieran y sientan, que mi mente no me diga qué puntos tengo que tocar ni en qué orden; me permite fluir, relajarme, sentir, profundizar y estar más receptiva y más consciente de lo que estoy haciendo.

Gracias Elena por todos estos meses y por darme algo tan maravilloso, gracias Esther porque sin encontrarte esto no hubiera sido posible y gracias a todos los estupendos compañeros de este viaje por vuestro amor, confianza y respeto.

Matilde Domínguez Portillo

Esta formación me ha abierto, más si cabe, las puertas del corazón.

Poder sentir los órganos con mis manos solamente tocando los pies, ser testigo de cómo reacciona el cuerpo físico y emocional simplemente al estimular un punto determinado, ser consciente de lo perfecto que es nuestro cuerpo y como tiene la capacidad de sanarse a sí mismo.

Y todo ello guiado por las manos y experiencia experta de Elena, a sus explicaciones sencillas y claras, a su forma tan amorosa de enseñarnos aquellos temas más complejos.

Ha sido un año lleno de emociones, de nuevos contactos que se han convertido en amigos, de volver a casa rebosantes de felicidad y alegría.

Recomiendo esta formación a cualquier persona, reflexóloga o no, que quiera llevar su formación a un nivel superior, donde además de aprender nuevas técnicas, te conocerás profundamente.

Rocío Jurado Fuentes

Esta formación me ha abierto, más si cabe, las puertas del corazón.

Poder sentir los órganos con mis manos solamente tocando los pies, ser testigo de cómo reacciona el cuerpo físico y emocional simplemente al estimular un punto determinado, ser consciente de lo perfecto que es nuestro cuerpo y como tiene la capacidad de sanarse a sí mismo.

Y todo ello guiado por las manos y experiencia experta de Elena, a sus explicaciones sencillas y claras, a su forma tan amorosa de enseñarnos aquellos temas más complejos.

Ha sido un año lleno de emociones, de nuevos contactos que se han convertido en amigos, de volver a casa rebosantes de felicidad y alegría.

Recomiendo esta formación a cualquier persona, reflexóloga o no, que quiera llevar su formación a un nivel superior, donde además de aprender nuevas técnicas, te conocerás profundamente.

Begoña Sánchez

 

Dar es recibir, recibir es dar, ser plenamente consciente de tu presencia y la de la persona a quien le estás ofreciendo esta terapia creada por Elena no puede expresarse con palabras, es el sentir en su estado más puro, es la conexión con el cuerpo como instrumento de aprendizaje.

La magia de Elena y su método de reflexología consciente te impregna en los poros de la piel y llega hasta la médula de los huesos, la vida a partir de este momento es paz, es compañía en uno mismo, es puro amor, es en definitiva equilibrio. Sea como fuere que te aproximes a Elena, como receptor de masaje, como alumno, como amigo, la vida pasa a ser un disfrute total, realmente te das cuenta que hemos venido a ser felices, a formar parte de un entorno feliz. Amor y Felicidad, Gracias Elena, eres pura magia.
Un millón de gracias

error: Contenido protegido!